Calas & cat…o de la advertencia de que puedo abrasarte si me provocas

Hoy estoy apática. Lo digo porque es algo que conozco, y el conocimiento es poder, se dice. En fin.

Como diagnóstico clínico, la ‘apatía’ no indica pereza, pero en el uso común del término la correlación es bastante directa. En la doctrina religiosa, la pereza se considera es uno de los 7 pecados capitales, que conduce a una mayor disociación con la vida y la presciencia -pero aún quedan otros 6 que aunque convergentes nos deja cierto margen de laxitud por ocupar, que no?-. 

En este contexto, estar sustancialmente disociado es estar en el ‘hades‘, en un estado en el que el alma está destruida, bueno, de acuerdo, o en un estado de destrucción, que en cuanto existe consciencia es más retorcido por asomarte a un periplo que está pasando, que ves coge velocidad y que no vas a parar.

Que se lo expliquen al gato que en su encierro con las calas sólo entiende algo nuevo, fresco y lleno de gotitas d’orbayu invade su espacio sin preguntar. 

Realmente la capacidad de dar es que me quita la posibilidad de recibir?

Pues no es justo.

Acaso una aptitud, porque ha de ser algo tomado como cualidad, lo digo yo, la aptitud de dar a los otros lo que desean, que no cualquier cosa, sino lo que anhelan sin pedirlo, hacerlo por tanto sin que se den cuenta que algo manejado está pasando torno a ellos, algo más que no sea la sensación de bienestar coarta mi deseo final de que se me dé lo que yo quiero o en la forma en que soy yo.

Tanto dar, porque al otro sé hacerlo mejor que a mí mismo, deja sin espacio lo que yo quiero? -bien es cierto si supiera lo que quiero quizá dejaría de involucrarme en voluntades ajenas para centrarme en lo importante, el yo yermo …’y todo lo demás, tierra conquistada!‘, ay de mí, bendita tierrina!-.

No, que no, en serio, hay un volumen  a ocupar limitado en esto del bienestar, en esto de la felicidad, que impide ambas partes equiparen fuerzas?

Alguien ahí con respuesta, que me convenza?

Resulta ser un paralelismo excesivamente bueno con el resto de mi transitar esta movida mental que aún no llega, si alguna vez ha de llegar, que tampoco es de las que me atormenten, bueno, días sí, días no, mas no de las que a reflexión me lleven. Que igual es porque si me castigo escojo los que son suficientes para martirizarme pero no para agotarme, a veces.

No lo veo claro.

‘Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye y no se repite. Y hay en ello tanta intensidad, tanto interés que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno lo resuelva como pueda.’

Frida Khalo.

Anuncios

Hey tù..sì tù..algo que decir? Do it!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s