No voy a dejarte ir.

Hoy, o creo fué ayer pero a los efectos qué importa, me he dado una tarde de cine, algo extraño por nada habitual, y no diría sea por falta de gusto por el cine, antes bien , hubo un tiempo…señor cómo odio esa locución!

Ya empezamos, no te disperses ‘querida’!

Digo, cine, pelis, ‘IMG_1333, clásicos, para generaciones que entienden por tal bastante más que el blanco y negro dialogado, imagínense para los que entendías por tal el cine mudo, mudo? es decir sin diálogos? diálogos, ah bueno, entonces como de los más actual. Cierta perversión en esta burda pretensión de crítica.

Bueno, de acuerdo, pero así salió.

Que para mí dediqué un visionar tarantiniano, Four Rooms, adoro hacerme mayor, incluso ‘viejuna‘, y poder revisar lecturas o escaparates y sentir con rigor las emociones que antes podía uno apreciar y confiar la madurez no eliminase, como decían los listos, listooooos, esto es lo que hay y existe igual que existió. Salvo que ahora no me lo quitais.  Si buscas, incluso en ciudad de provincias, encuentras espacios en que proyecten cosas, como pelis fuera de cartel en pantalla grande, una cosa espectacular, digo.

Y de retina, de renovación, de confirmación, voy y me la gozo, me la gozo mucho, mucho, con el momento ‘Vicks vaporub‘, ya me fastidia por el favor a la multinacional, pero no es una crema balsámica sin más, no, máxime en tiempo de anhelado pero molesto temporal de invierno norteño. Maravilloso.

Por no tener bastante, voy y pongo culo en alfombra – esto por no decir en puro suelo, una costumbre denostada por algunos, adorada por algunas, qué puedo confesar sin atentar contra realidades practicadas-, acto que implica dejar las imágenes de televisión, si encedida estaba, pasar. Y resultó pasar ‘Serendipity’,  cosa loka cuando en sesión caña había entre mis contertulios una muñeca que llevaba semejante palabro tatuado a piel, y aún me hizo recordar el mensaje no oculto de la serendipia y mirarla, tengo consciencia de perder el sin duda poco relevante contenido de las conversaciones para conversar conmigo sobre la puesta en duda de que fuese real el tatuaje con el cuerpo que lo habitaba, en fin, no se debería confiar tan poco en la coherencia humana. No?

La ví. Cosa terrible, terrible. No he cambiado nada.

En fin…

No seré yo, no será mi palabra por no ser mi pensar, por no tener coherencia y por algún santo, si por algo he de clamar, que mantengo de mí la necesidad e incluso, a veces, el logro, mi verdad es, lo aseguro, de que me queda la coherencia al final de lo que soy. Mi alma no está en camino de dejarte ir, e impedirá mi palabra manifieste incoherencia. I swear.

Que si de soñar un sueño hablamos, hoy aún pueda, que digo aún, hoy ya sé, que aprendí un día de los pasados y en el ejercitarme estoy, que tanto runnear y tanto fitear se menosprecia mi esfuerzo y disciplina espartanas, que si que sí, que en la carrera espartana de hecho voy a postular yo cuando incorporen la prueba del sueño más brutal, brutal por potencia en el logro que no por la ilusoria imposibilidad, quede esto claro.

IMG_1211 ‘Yo solo quiero
que recuerdes eso
que fuí un pasajero
allá entre tus sueños‘. Hablar de tí, M. García.

(sea, sea que quieres más, mucho más, yo no sé qué, igual no sé qué te haga sonreir, que me da igual, ya yo lo descubriré un día que creas ya no sonríes porque tus infantes ya dejaron atrás la gloria de lo infantil y hayas de buscar lo pueril en cementerios ajenos.)

 

Anuncios

Hey tù..sì tù..algo que decir? Do it!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s