Normal?

imageimageimageimageimageimageI am normal.
Soy normal.

Mmm, o no, … atendiendo desde dónde?
Modificando entonces la inquina, para gusto de quién? A ojos de quién?, de qué dios hecho hombre a imagen y semejanza de?

Any pero any, es decir, cualquier tipo de respuesta es admitida.

Para algunas preguntas tengo respuesta, pero es la mía y en esas se admiten otras aún con más celo.

En qué punto la pérdida de uno es menor al confesarla? En ninguno.

La ausencia es tan íntima como la presencia. La sensación que te ocupa cuando al tocarte sientas frío donde antes tenías aliento no se comparte, no se diluye, no se entierra, que se lama, sin duda, que escueza menos, son lícitos espejismos.
– Apenas un conato de tributo por los latidos felinos que nos apaciguan el alma cuando el hombre la alborota.-
Hoy sigo en mis delirios. 3/Tres de la mañana.
Esta es la hora en que los biorritmos del cuerpo del hombre/mujer -no sea se entienda excluyente, tema ya cerrado y poco útil-  están más bajos.

Es mi hora.
No es que me guste la noche, soy ser de día, de luz, de sol, pero es mi hora, esa en que al fin mi cuerpo por merced de lo que manda la física material no la cuántica en que todo es real normal posible plausible se deja llevar en anarquía de reglas de una dictatorial mente impía.

Encadenado coaching pudiere desprenderse, dime eres ‘coach‘ o ‘coachee‘? Siguen siendo admitidas respuestas.

Sigamos mientras.

Espejear, o el tiempo de calma que alcanzo en el reflejo de un ser de luz que trabaja para devolverme ese reflejo que resulta ser el mío. O la rabia por notar -nótese la falta del relativo porque no me sale del farolillo someterme a críticas y por hacer patente claveles de colores cuando estoy aquí recuerdo- retoma que te dispersas-, notar las lentes que poseo resultaron todas cóncavas y por eso proyectan distorsionada  cuando las miro.

Descubrir tras la desesperada hysteria que funciono estable cuando comprendo, que hiperactiva racionalidad comprende de inmediato en cuanto tiene los datos –click click track- . Aprender a esperar. Que llegue sin ansia, eso es de trabajarse. Porque el ansia es cualidad de sombra, de la que busca desesperada el
boson de higgs detrás del
boson, explicar el contenido de la nada por miedo a la nada. Ja! Si la maravilla reside en el brillo de la luz en el negro.
Pobres diablos, no saben de amar sin esperar, no saben del calor del alma cuando haces sonreír a algo, cuando sonríes por la belleza esteta de una imagen, no saben sino de provocaciones y de llamar la atención, pobres miserables.

A bien tengo que considerar en esta realidad el tiempo cuenta y nos descuenta, que no es malo, no lo es cuando hay realidades que conoces –2.3 lover– existentes en física cuántica, aunque haya veces la gana de carne en este espacio/tiempo todo lo diluya.

Y esto por asociar un momento en que una idea se hizo coherencia, o un kaos orden, según desde donde ya estés, indefectiblemente por tu instinto llevado, seas consciente o
no, entendiendo.

imageimageimageimageimage

Hoy debo firmemente pedir absolución por el exceso en el copy-pega que acompaño, es puro celo, celo malo por sentir semejante comprensión de la realidad reflejada que me cabreo, aish, me frustra por limitada tanto como me llena leer y releer este texto, es que babeo cual nene durmiente…jiji!

‘Es algo hermoso esto de la autosatisfacción, la falta de preocupaciones, estos días llevaderos, a ras de tierra, en los que no se atreven a gritar ni el dolor ni el placer, donde todo no hace sino susurrar y andar de puntillas.
Ahora bien, conmigo se da el caso, por desgracia, de que yo no soporto con facilidad precisamente esta semisatisfacción, que al poco tiempo me resulta intolerablemente odiosa y repugnante, y tengo que refugiarme desesperado en otras temperaturas, a ser posible por la senda de los placeres y también por necesidad por el camino de los dolores.
Cuando he estado una temporada sin placer y sin dolor y he respirado la tibia e insípida soportabilidad de los llamados días buenos, entonces se llena mi alma infantil de un sentimiento tan doloroso y de miseria, que al dormecino dios de la semisatisfacción le tiraría a la cara satisfecha la mohosa lira de la gratitud, y más me gusta sentir dentro de mí arder un dolor verdadero y endemoniado que esta confortable temperatura de estufa.
Entonces se inflama en mi interior un fiero afán de sensaciones, de impresiones fuertes, una rabia de esta vida degradada, superficial, esterilizada y sujeta a normas, un deseo frenético de hacer polvo alguna cosa, por ejemplo, unos grandes almacenes o una catedral, o a mí mismo, de cometer temerarias idioteces, de arrancar la peluca a un par de ídolos generalmente respetados, de seducir a una jovencita o retorcer el pescuezo a varios representantes del orden social burgués.
Porque esto es lo que yo más odiaba, detestaba y maldecía principalmente en mi fuero interno: esta autosatisfacción, esta salud y comodidad, este cuidado optimismo del burgués, esta bien alimentada y próspera disciplina de todo lo mediocre, normal y corriente.’

lobo estepario.

Busca el duende que guarda la morada de la reina de las nieves.
image

Anuncios

Un pensamiento en “Normal?

  1. Pingback: dimensiones reales o malas versiones de mí | Notmebutme

Hey tù..sì tù..algo que decir? Do it!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s