Mujer del s.XXI, mujer del s.XIX.

  
El orden…altera el resultado?
   

   Sobre la aceptación de consejos, en la esfera privada, frente a la aparente superación de gènero en la faceta profesional: Sè autónoma, dinàmica, activa vs sè sumisa, pacífica, pasiva. Todo ello en aras del sostèn del buen varón.       
     Leìa, y no es el primero ultimamente, un artículo que señalaba, ante la amenaza, catalogada de semejante manera, de ‘quedar solas’, entraría el miedo en el cuerpo a la mujer y entonces se pondría a “pensar en disimular y parecer una mujer del siglo XIX.“. Y tras remitirse a otro artículo del New York Times -cosas que tampoco cambian, no hay como referir a los ‘yankis’ y sus estudios y conclusiones para que todo se nos antoje màs importante.-, en que habla de mujeres que ‘se comportan como hombres”…-bipbipbip ..cortocircuitando…Perdón? Hellouuu!, me lo expliquen?- , ah, por estar ocupadisísimas en su vida profesional como para atender ‘a otra cosa‘. -Digo yo que esto debe referirse al punto de cruz, cocidito madrileño, educación en valores, y este tipo de apropiadas actividades femeninas de la cada vez más reciente antigüedad, superobvio.- Y remata un “no es muy seductor ” como comentario de cierre.
    Pero pero pero, estamos todos locos?
    Sí, sí, la moraleja era la rebeldía y el autoafirmarse frente a tal cosa. 
    Que sí, mas ya en mi furia despertada surge el post.
    Son mujeres del XXI las activas como las pasivas, igual igual que en el XIX, al menos ellas podían sentir y pensar sin la obligatoriedad de exponer, explicar, justificar cada uno de sus actos, los tenían ya tan suficientemente reglados que con cumplirlos el resto, por ínfimo que nos parezca, les pertenecía.
    Mi padre, a los recièn estrenados 20, puso su mano en mi hombro, y con palmaditas en el mismo, -urf, si por un nanosegundo creí con emoción podría verme de tú a tú, y cual primogènito macho alfa ensanché todo lo que pude los mis hombros!- pues eso, plaff plaff… y ahí vino el sino a grabar uno de mis personales e intransferibles aforismos vitalicios “o cambias ese caràcter, o no va a haber quièn te aguante.” 
Tenía razón, absolutamente. Y se lo dijo a la mujer que veía delante, alejando desde ese momento a su ‘niña chica’. Fué un visionario aventajado, desgraciadamente olvidó avisarme de que importaría poco el siglo en que existiese, porque mientras mantuviese firme la barbilla, como profesional, o como amante, en todo caso como persona, enfrente se vería una mujer, en el XXI, como en el XIX. 
Con excepciones, sin duda, en el XXI, como en el XIX.

    (En la imagen: una mamá se protegía de la repentina lluvia. Su pequeña la miraba curiosa mientras el mismo agua de la misma lluvia limpiaba su carita ayudándola a seguir el paso, ahora presuroso.)

                          

      No tengo y no logro, siendo algo que me gusta no lograr, tener consideración de género en el razonar. No lo creí existiese al crecer. 
      No, no quiero tener la más grande, o quizá sí, mas sabiendo eso no me reconfortaría, ergo…
Importa bien poco establecer parámetros o vivirlos, soñar con pretéritos tiempos que nunca fueron mejores, sino pasados y, a partir de ahí y gracias a que ya pasaron, embellecidos por el superviviente y sensato recuerdo. 
Importa, una vez más en mí, lo-que-ya-empieza-a-tener-categoría-de-trauma espacio/temporal, que mujer o varón, el ser que exista hoy pueda………………………(sírvanse rellenar la línea de puntos como gusten)……………………………………………………………………..

(all pics by Me)

I blog with BE Write

Anuncios

Hey tù..sì tù..algo que decir? Do it!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s