Existo sin tí.

Y lo digo suave, bajito. No es alegoría de algo, es un darse cuenta, como de que el tiempo pasa, pero sólo pasa el tiempo (ver post: ‘chiquilladas‘), de que soy, con-tigo, con-los otros, o con-migo.

Mi identidad no depende de tí.
Esta consciencia me hará fuerte.
Ni tú, ni ella ni ello ni ellos ni mis, podría seguir, podría.

Ayer estuve viendo una película que pendiente tenìa, ‘El vientre del arquitecto‘(Peter Greenaway,1987), 31 minutos, 04 segundos aguantè. Lo sè porque aparecía en la pantalla el contador que no supe quitar, bien, cierto que sabría, pero tenía otras cosas màs relevantes por hacer y no me molestaba tanto, con todo, apelo a la bondad infinita del experto tecnológico que me lea y sepa(crea saber) me ‘queda grande’esta materia. Qué manera de dispersarme, no hay manera!
Decía, tras media hora, con bronca añadida con mi amadísima madre – ¡cuànto mal hacen un par de palabras en bien suave tono.!- No, no, si admito se me da cada vez peor hacer una sola cosa en un solo tiempo y espacio, lo admito, me aburre enormemente y considero por ende mi rendimiento es màs eficiente en la dispersión de atenciones, pero en fin, no hablamos de mí.
Dolíame la sien al tèrmino de este episodio, y hoy no sé si culpa fue del higo rechazado o del empezinamiento del protagonista, Brian Dennehy, me gusta este actor, reflejo del ‘increible hulk’ sin necesidad de tranformarse, y su papel, digo, su radicalidad al dejar salir al macho alfa, què pereza pardiez, què exhibición!
Con semejante carga de introspección sale uno al aire. Y se le posa una mariposa azul, que no abra sus alas mientras en uno reposa no implica sea menos bonita y azul, y saluda, y coquetea, y uno, tras el susto, sonríe.
Mucho tiempo sostuve la firme convicción de no comprender una relación amorosa, ni alguna otra, aunque resulta infinitamente más atrayente cualquier comportamiento con otro cuando es en clave ‘d’amour’, en que hubiese conflicto. Erré. Hoy sé eso no es posible, aunque me niego total y rotundamente a aceptar sea positivo o sano o ‘paparruchas‘, pero acepto sea inevitable.
Sostengo ahora el truco està, no en quien mejor ni más quiera, sino en quien menos ataque cuando vengan malas, entendido sea como tu propia e intransferible sensación, de lo que resulta al fin no más otra visión de la misma esencia, quién ‘encaje’ en el molde que ya eres.
Poner en otro la dependencia emocional no es lícito, o no debiera serlo, por màs que fàcil sea en oscura noche sin luna obviar la individualidad pendiente o dependiente de otro ser.
He cambiado, las teorías y malentendidas dignidades lo han hecho, el mar que ves es mar, pero no es el mismo mar.
Despojo de lo que fuè…hasta que crisàlida rompa, como debe hacer, y vuele.

 

20130912-190208.jpg(la fotografia pertenece a un artículo de la publicaciòn semanal ‘mujerhoy’de ,fechado el 14 septiembre, con el que tropiezo después de haber colgado este post. Casualidad? señales?… whatever! Me hizo sonreir pícaramente! )

Anuncios

Hey tù..sì tù..algo que decir? Do it!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s