bautismos y cierres

Se bautiza un inicio en muestra de ilusión de recepción a la comunidad, yo bautizo lugares que pueden ser y resultaron ser nada sigilosos testigos

Pero soy existencialista no por vocación cuanto por resignación. Crees en tu provbocar alimentas mi atracción y es tal el error que de mi rabia aumenta exponencialmente la distancia de tí

Cual beso que no se da muere, así cada instante que no te huelo se desvanece mi gana y pardiez que sin mi gana no vivo, menos existo

Y te echo de menos, y echo de menos tu olor olvidado, mentira, siempre agarrado a esta pituitaria mía que por no sentirte enferma, por anhelarte, enfría, porque en el regalo de una mañana de frío en que sentí te acercabas… sanó.

No estás sola. Resuena en el oxígeno poco limpio de la penumbra de un zaguán. No va más y va a todas tus partes, y a las mías…que no hay manera sean nuestras.

Y algo sencillo es algo denso, si un hipotálamo amante recibe con alegría un saberse sin soledad, no lo hagas salir de su estado de hipnosis, no necesita saber la verdad, no necesita, y tú tampoco, saber la intensidad y el esfuerzo que tendrá que hacer para estar a la altura de tamaña exigencia. La de saber que, si no se está sólo, no hay sino que cuidar al otro, si el otro te mira, porque tu acto, cada uno, tiene un efecto en ese que te mira. Tienen efecto en mí.

“Cada partida es una anticipación de la muerte y cada encuentro una anticipación de la resurrección”. Arthur Schopenhauer

Anuncios

provbocas

Cuerpo espartano en alma ateniense? …impenitente sufrimiento asegurado, pero seguro.

Soy absoluta víctima de tu sugestiòn, de la tuya y de la de cualquiera que me acaricie.

Hubo un tiempo, no sé si fuere tiempo de juventud, en mi entraña sé que no, en mi societaria existencia digo que sí a esos que por quererme y querer hacerme bien me dicen es la no madurez, como si uno en sí no supiera el dolor de hoy va a ser el dolor de la vejez. Cosa, causa bien diferente la forma externa de que se crean enterar el dolor que me causa tu falaz libertad interior, máscara ridícula de tu cobardía exterior, pero oiga usté, cada quién hace de esa capa cuatrocientosun sayos y medio, que válgame a falta de tu calor y tu estío bien a mí me viniere por cubrir un frío externo fruto no más del invierno como estación lógica en este hemisferio.

Se puede recuperar la ilusiòn perdida? se puede cuando uno quiere volver a ese estado càndido?

La técnica sirve de poco si la intuición gobierna, en ejercicio de su función comanda, genera, usa los tiempos, tiempos que si pasan no vuelven, que si entretienen desapercibidos quedan y dejan una vitola de

Shit’, abofetea un visionar, que quizá sí haya relevancia en la creación de un dúo con bases o creencias dispares, porque tu fe apacigua tu respirar, y mi existencialismo altera el mío. Es posible, sin agotarse, acercar ambos extremos?

Y qué importa una respuesta si mi pregunta apremia, …qué hago con las ganas de comerte?

No te ocupes, vuelve a amanecer, y sigues aquí.

“...he pagado las deudas,incluyendo la hipoteca del perdòn, sobre todo hacia mí mismo. Sus intereses en forma de desconfianza han estado a punto de matarme. Pero sigo aquí...”         El hambre invisible. Santi Balmes

madrigal urgente

-Eh tú, sí, tú, no vuelvas a hacerme llorar!
– Lo prometo.(se rompe promesa en término de dos horas y los minutos que la racionalidad estima procaces para satisfacer el saboreo de la promesa previsible y provadamente rota.)
Lo urgente es si bien el objeto del post, sensaciones en piel, en carne, externas, adquiridas, arañadas, porque del alma desgastada y abandonada hoy no toca.

El Urgente madrigal, esto es, asi definio Eugenio D’ors el piropo.

Cuando era ‘joven y bella’- y esto en idioma bárbaro vendría claramente interpretado dado sería un mismo verbo,haha, que nunca fuí más ‘joven y bella’, mas en cánones sociales que en hechos ciertos, – vengo yo a decir que , teniendo edad de ‘lolita’ recuerdo ser sorprendida …. ‘viva la clase obrera’, señor señor, entiéndanme, aquellos que no te conocen no saben ni quieren saber.. o sí, pero igual un de todo menos sentir invadían la intimidad de una adolescente, y ‘pordiosito‘ que ahora siendo mujer hay cada día situaciones grotescas y peripatéticas, más de otras damas que de quien aún alcance a piropear…me, pretenden invadir…me pero, mi intimidad? hay que tenerla para que pueda ser vulnerada, mas no por un ‘guapa‘, doquiera que caiga! no no no!
Que haya hoy que hacer esfuerzo para enterarse de que me llega un piropo? pues sí, pero de que si me entero me lo quedo ‘pa mi pa siempre’.. también! Limpia? mmm, no lo veo.
‘no se puede ser angel con ese cuerpo‘, de lo más reciente que he tenido la gracia de escuchar, pues no tiene su sorna y al tiempo su cosa bonita?.

Cuando uno está con otro tiene un anhelo instintivo y patológico de ser lo único. Que no? sí, y si no lo sientes, y más aún si así no lo das, no estés, no esperes, no des.

En serio, con cruel honestidad, se mencione la sola existencia de hombre, mujer, o ángel anterior o actual dista mucho de hacernos visionar el buen semental con el que compartimos tiempo/espacio, no, antes bien, nos saca el animal monógamo y rancio que no somos, y así, así no.
En el juego del ‘roneo‘ -un algo maravilloso, la mejor fase de cualquier tipo de relación, la que sea, con quien sea, la mejor y màs fresca-, no existe nada más que dos pronombres personales tú y yo. Y el piropo. En el espejo està grabada la fotografía de una piel habitada, de un contorno unívoco que forman tus curvas al encajarase en el puzzle que las mías en las mías tenía preservado.’mi esclavo, tu sumisa‘.
Fiel no es privarse de actos que pide el instinto, haciéndolos más reales, adicción. Es el acto de lealtad que se mete en bajo vientre y hace fácil olvidarse de uno, para honrar al otro.
En este acto te quiero, en este modo te anhelo, en la comunión de la adrenalina que crea y destruye, que hace el momento vital, de necesidad.
image
Fuerte y flexible a la vez, así marcan cánones se ha de ser para mayor conveniencia general, será. Merced si se tiene, valiere más que no, a la propia voluntad, como el velo de sombrero sujeto por un cordón, atropella todos los vientos.
Extenuante ejercicio de disciplina, en tiempos de exaltación de rutinas de gimnasio esta segunda década del s.XXI, siempre hay algún deseo que arrastra, pero alguna conveniencia que retiene. No hay libertad, y quien la cree ejercitar no hace sino viciarla al confunfirla con un grosero y dudosamente controlado o disfrutado libertinaje. –.
Sin perjuicio de la duda que me genera la historia que cierra este post, en otro de sus episodios dice Gustav, y aquí nada objeto, ‘aú contraire’: “El verdadero deber consiste en sentir lo que es grande, amar lo que es hermoso, no en aceptar las convenciones de la sociedad con las ignominias que ésta impone”.


“Tantas veces le había oído decir estas cosas, que no tenían ninguna novedad para él.
Emma se parecía a las amantes; y el encanto de la novedad, cayendo poco a poco como un vestido, dejaba al desnudo la eterna monotonía de la pasión que tiene siempre las mismas formas y el mismo lenguaje.
Aquel hombre con tanta práctica no distinguía la diferencia de los sentimientos bajo la igualdad de las expresiones. Porque labios libertinos o venales le habían murmurado frases semejantes, no creía sino débilmente en el candor de las mismas; había que rebajar, pensaba él, los discursos exagerados que ocultan afectos mediocres;
como si la plenitud del alma no se desbordara a veces por las metáforas más vacías, puesto que nadie puede jamás dar la exacta medida de sus necesidades,
ni de sus conceptos,
ni de sus dolores,
y la palabra humana es como un caldero cascado en el que tocamos melodías para hacer bailar a los osos, cuando quisiéramos conmover a las estrellas.”

Madame Bovary. Gustav Flaubert
image